Confiamos en ti

Jacobo Paz

9 mayo 2020

Tras decretarse el estado de alarma quisimos compartir con nuestros amigos, familiares y clientes las emociones que nos invadieron.

Pocos días después de que el Gobierno de España decretase el estado de alarma, Anxo me llamó a primera hora de la mañana para decirme que quería hacer un vídeo de No Majors para familiares, amigos y clientes (por suerte, algunos de ellos están en las tres categorías). En menos de una semana, todos los proyectos que teníamos en marcha habían sido cancelados debido a la pandemia.

En una situación tan complicada para todos, el objetivo era trasladar un mensaje que, sin caer en la ingenuidad, fuese positivo.

Esta producción tenía unos importantes condicionantes para llevarse a cabo. El primero, que no se podía salir a grabar nada, porque todos estábamos confinados en nuestras casas siguiendo la normativa vigente. El segundo, que debía hacerse de forma inmediata. Si podía tener alguna propuesta para esa misma tarde, mucho mejor que al día siguiente. Siempre me ha gustado trabajar con plazos de entrega ajustados, porque te conectan de inmediato al proyecto y sirven como excusa para proponer ideas más arriesgadas.

Quedamos en hablar al mediodía para intercambiar opiniones. Cuando me llamó de nuevo le dije que el vídeo tenía que ser un discurso que reflejase el punto de vista de la gente anónima (como nosotros), a los que nadie iba a salir a aplaudir a los balcones (ni falta que nos hacía). A pesar de que era evidente que todavía no habíamos tocado fondo (ni el país ni nosotros), debíamos contribuir a crear un clima que favoreciese la recuperación. Anxo estaba de acuerdo con el enfoque, pero dijo que el vídeo no podía tener locución. Los estudios de grabación estaban cerrados y no había ni garantías ni tiempo para conseguir un audio en condiciones. El texto tendría que aparecer por escrito. Además, Anxo tenía una idea para solucionar el problema de no poder salir a grabar: ilustrar el vídeo con fotos de actualidad. Así que estábamos sin actores, sin voces y sin imágenes en movimiento.

-Ya puestos a quitar cosas, prescinde también del color -dije aprovechando el exiguo plazo de entrega.

La idea le entusiasmó. El vídeo sería una sucesión de fotos en blanco y negro. A pesar de que todo lo que habíamos hablado era pura especulación, los dos creíamos que el trabajo más importante ya estaba hecho. Pero ahora había que hacerlo. Así que hicimos una videollamada a cuatro para explicarles a Fer y a Santi la propuesta. Fer, acostumbrado a manejar juguetes con todo tipo de prestaciones para dirigir los vídeos de No Majors, enseguida entendió la situación y empezó a enviarnos referencias de algunas imágenes que ilustraban los días que estábamos viviendo. Santi, habituado a coordinar la producción de grabaciones mucho más complejas, también se sumó a la búsqueda. El resultado puede verse en vídeo.

Sospecho que, de aquí en adelante, saber adaptarse a las circunstancias será una cuestión de supervivencia para muchos negocios. Y que la creatividad para encontrar soluciones marcará la diferencia entre unos y otros.