Hablamos con Rúbrica

No majors

6 mayo 2020

La revista Rúbrica que edita el Cluster Comunicación Galicia incluye en su último número una entrevista con nosotros.

Sois un estudio creativo independiente de referencia en Galicia por la frescura y creatividad de vuestros trabajos. ¿Cuál es la fórmula para mantener esa imagen fresca después de siete años?

Después de siete años todavía buscamos esa fórmula, quizá esa sea la clave: no dar nada por sentado y continuar buscando formas nuevas. No importa si se trata de la producción de un spot de gran presupuesto o del diseño de las tarjetas de visita de la pescadería de la esquina. En todos nuestros proyectos, en cualquier contexto, seguimos buscando la manera de que nuestro trabajo sea trascendente.

Expertos en marcas, branding, packaging… ¿Qué área de vuestro trabajo os ha dado más satisfacciones?

El trabajo creativo es muy enriquecedor, te obliga a cuestionar y repensar todo desde diferentes ángulos. Cuando desarrollamos una propuesta comenzamos un proceso que no sabemos donde ni como acabará, sin duda es un proceso transformador. El resultado se refleja en el trabajo que entregamos al cliente, pero una parte importante se queda contigo.

La producción audiovisual es una de vuestras líneas de negocio con más visibilidad. ¿También es sinónimo de rentabilidad?

En los últimos años las marcas han situado al vídeo como un elemento central en su estrategia de comunicación y todo parece indicar que en los próximos años esa tendencia va a aumentar. Ahora bien, aunque la demanda de contenidos en vídeo ha crecido, la realidad es que lo ha hecho con mucha más fuerza en proyectos de presupuesto medio y bajo.

Transparencia, confianza y compromiso son los tres pilares sobre los que se construye No Majors. ¿Los clientes cada vez exigen más?

Nosotros apostamos por un modelo de estudio independiente y por lo tanto tenemos una limitación en cuanto al número de clientes y proyectos que podemos atender. Esta limitación se convierte en fortaleza a la hora de tratar con el cliente, porque nos permite mantener una relación personal y un diálogo fluido durante todo el proceso, algo que para nosotros es fundamental. A partir de ahí, como dice la canción de Berri Txarrak, “la pasión es el mínimo exigible” y eso es exactamente lo que ofrecemos a los clientes de nuestro estudio.

Ni Madrid, ni Barcelona. Vuestro centro de operaciones está en Lalín. ¿Galicia inspira?

Lester Beall decía que la forma de vida de una persona desempeña un papel esencial en el trabajo que produce. No majors es un estudio creativo de Lalín y estamos especialmente orgullosos de ello, aquí están nuestras familias, nuestros amigos y nuestra gente.Todo lo que merece la pena.

¿Ha cambiado mucho el sector desde vuestros inicios? ¿Y el cliente?

La finalidad de nuestro oficio no ha cambiado, continuamos tratando de transmitir un mensaje de la manera más eficiente posible. Lo que si ha evolucionado es la sociedad, eso tiene su reflejo en todos los sectores productivos y nosotros no somos una excepción. Ahora mismo, en medio de una crisis sanitaria, económica y social que cambia todas las reglas, nuestro sector está reaccionando y adaptándose a las nuevas circunstancias con mucha eficacia. Contamos con la creatividad, que es una herramienta poderosísima para encontrar soluciones aún en las situaciones más complicadas. La capacidad de resiliencia de este sector es asombrosa.

¿Creéis que la profesión necesita estar más unida en Galicia? ¿Por eso decidisteis formar parte del Clúster?

Siempre estamos pendientes de lo que hacen nuestros colegas, para nosotros es una fuente de inspiración muy importante. El Clúster sirve como punto de encuentro a empresas con preocupaciones e intereses similares dentro del sector, queremos estar ahí para compartir nuestro punto de vista y nuestras inquietudes.

¿Qué opináis de las iniciativas del Clúster da Comunicación de Galicia? ¿Y de los Premios Paraugas?

Hasta el momento nuestra experiencia como socios de Clúster ha sido sumamente positiva. El equipo humano es fantástico, puedo dar fe de su capacidad resolutiva y de su infinita paciencia. Este no es un sector fácil, por eso me gustan especialmente los premios Paraugas, me parece maravilloso celebrar y reconocer el trabajo de los compañeros. Además es una ocasión fabulosa para visibilizar un sector tan desconocido como imprescindible.